Lisa Nowak: Historias que inspiran canciones

Austra - I Love You More Than you Love Yourself

Austra – I Love You More Than you Love Yourself

Cuando uno piensa en un astronauta, la imagen mental que nos viene a la cabeza es la de una especie de Jasón moderno, un semidiós con un cociente intelectual de genio, varias licenciaturas cum laude y sometido a una larga serie de exhaustivas pruebas físicas y psicológicas. El ideal renacentista adaptado a la sociedad del siglo XXI. Jamás nos imaginaríamos a Buzz Aldrin o Neil Armstrong como a unos lunáticos – perdón por el chiste, no he podido evitarlo – desequilibrados. Por eso, la historia de Lisa Nowak es una de esas historias que inspiran canciones.

Continúa leyendo‘Lisa Nowak: Historias que inspiran canciones’ »

Share

La huida

La Huida

La Huida

I went to the woods because I wished to live deliberately, to front only the essential facts of life, and see if I could not learn what it had to teach, and not, when I came to die, discover that I had not lived.

Henry David Thoreau.

Sucedió una soleada tarde a finales de invierno. O quizás fuera ya primavera. Aún llevaba puesta la ropa de deporte de mi escuela: unos tenis blancos ajustados mediante tiras de velcro, calcetines a juego decorados con dos raquetas rojas cruzadas en el borde superior, unos pantaloncitos cortos azul marino y una camiseta blanca con el escudo del colegio cosido a la altura de mi pecho izquierdo. Me encontraba asomado de puntillas sobre la barandilla del balcón de mi terraza, realizando complejos cálculos entre el peso de mi escupitajo, la fuerza y dirección del viento y la velocidad del ingenuo peatón que se aproximaba, cuando fui requerido por mi madre para merendar. Todo sucedió muy rápido: el giro de cintura mientras tomaba impulso, la salida a la carrera atravesando las cortinas y el impacto de frente contra la planta. La PLANTA. La maldita planta. La planta de casi dos metros de altura que mi madre mimaba, regaba, cuidaba y adoraba con total devoción desde que yo tenía uso de razón — muy pocos años, todo sea dicho. — En un abrir y cerrar de ojos me encontré a mí mismo en el suelo rodeado de pedazos de maceta, tierra caliza negra y restos de Dieffenbachia Araceae. En ese momento no lo sabía, pero ese tropiezo iba a originar una aventura cuyos ecos perviven en mí tantos años después.

Continúa leyendo‘La huida’ »

Share

Diez ‘hits’ de los autos de choque ochenteros

Autos de Choque

Michael Jackson, amante de los niños y un gran fan de los autos de choque

Si existe una profesión injustamente minusvalorada y relegada al olvido en nuestro país esa es la de encargado de los autos de choque. Un ser a medio camino entre lo pintoresco y lo mitológico, una especie de Jasón castizo actualizado, que lo mismo te vende las fichas como te va saltando de coche en coche con la atracción en marcha cuál Tarzán oligofrénico y vulnerando en apenas segundos todas las reglas básicas en prevención de Riesgos Laborales o te media en las muchas trifulcas que se forman entre pandillas de poligoneros. Y por si todo esto fuera poco, te hace de pinchadiscos. Y no un pinchadiscos cualquiera como David GuettaKiko Rivera o Fonsi Nieto. ¡Que va! Para nada. Pioneros del underground patrio y especialistas en mezclar como nadie dos subgéneros musicales tan dispares y minoritarios como el pop mulleteropop ochentero de serie B, normalmente de origen ítalogermano y cuya principal característica era el peinado ‘mullet de sus artistas – y la rumba taleguera – subrama de la rumba caracterizada por glosar la épica carcelaria y las gestas de alegres bandoleros en los extrarradios urbanos de la España postfranquista -, pese a lograr tal hazaña, pocas veces han recibido homenaje o reconocimiento alguno. Pues bien, como de bien nacido es ser agradecido, y teniendo en cuenta que los autos de choque y atracciones similares como la Tagada, el Pulpo o la Casa del Terror conforman uno de los recuerdos más vívidos de mi infancia, valga este post para enmendar tamaña injusticia y de paso, realizar otra de mis características listas fútiles. ¡Colocad bien las piernas y preparad vuestras fichas que esto comienza a la de ya!

Continúa leyendo‘Diez ‘hits’ de los autos de choque ochenteros’ »

Share

¡Oh cielos que horror!: Diez canciones alternativas para Halloween

Halloween

Franz Ferdinand – Evil Eye

A pesar de la polémica que rodea a la noche de Halloween – también conocida como ‘fiesta en que los góticos pasan desapercibidos‘ o ‘Samaín’ para los gallegos – y sus orígenes, lo cierto es que nuestra sociedad ha sucumbido gracias a la globalización al tremendo atractivo de la celebración a la manera anglosajona. Las misas de difuntos van a menos – bueno, las misas en general, gracias a Dios -, las calabazas ‘Jack O’lantern‘ – en efecto chicuelos, lo miré en la Wikipedia y se llaman así – invaden nuestras calles, las ventas de máscaras de porteros de hockey hielo se disparan y el sector hostelero se frota las manos compitiendo en originales fiestas ‘terroríficas’. Discusiones semióticas aparte, lo cierto es que el tema me viene que ni pintado para otra de mis habituales listas inútiles y totalmente subjetivas. Como siempre, vamos a intentar no caer en los topicazos – se avecina sobredosis del ‘Thriller‘ de Michael Jackson, uno de mis mayores traumas infantiles – y a darle un toque de humor al asunto. Comentarios, insultos y sugerencias serán bienvenidos y concienzudamente refutados y respondidos. Así que sin más preámbulos y con una risa maléfica vamos a la lista en cuestión…

Continúa leyendo‘¡Oh cielos que horror!: Diez canciones alternativas para Halloween’ »

Share

Angel Olsen: un sardónico guiño a la tristeza

Angel Olsen

Angel Olsen

Afirmar que lo vintage está de moda es una auténtica paradoja, por no decir un absurdo. Moda es sinónimo de temporal, pasajero, transitorio, mientras que aquello que se supone vintage – entendiendo como tal cualquier objeto o ente que alcanzada cierta edad conserva su encanto y cualidades e incluso se revaloriza – se asocia a permanente, atemporal, duradero, es decir, todo lo opuesto. Si hablamos de música, el término vintage se suele asociar con artistas de la talla de Billie Holiday, Ray Charles, Buddy Holly, The Beach Boys, etc. Artistas consagrados que gracias a su inconmensurable talento han franqueado el despiadado filtro de los años para convertirse en leyendas imperecederas. Con apenas ventipocos años, atravesar en dirección opuesta ese tamiz y capturar toda la esencia de una época dorada, renovarla y hacerla tuya está al alcance de muy pocos. Y entre esos pocos elegidos os presento a Angel Olsen, una chica de Misssouri de sonrisa pícara y tímida mirada que se ha consagrado este año con su segundo trabajo ‘Burn Your Fire For No Witness‘, un disco que seguro protagonizará los primeros puestos en todas las listas independientes del 2014.

Continúa leyendo‘Angel Olsen: un sardónico guiño a la tristeza’ »

Share